Oftalmología

Desarrollo correcto del ojo a través de evaluaciones sencillas

En el servicio de oftalmología trabajamos para lograr el desarrollo correcto del ojo a través de evaluaciones sencillas, como la toma de la agudeza visual y el fondo de ojos, para evitar la ambliopía y otras patologías oculares.
Cumpliendo con los controles desde el nacimiento es posible encontrar cataratas congénitas, patologías de la córnea, glaucoma, cicatrices, enfermedades de la retina, y tumores.
El fondo de ojo permite detectar patologías congénitas y otras que evolucionan a medida que el niño va creciendo, que si no son advertidas a tiempo tienen muy mal pronóstico. Este estudio permite comprobar que no haya malformaciones intraoculares de retina y del nervio óptico, tumores congénitos intraoculares, posibles secuelas de enfermedades infecciosas en el embarazo, como toxoplasmosis o rubéola, cataratas congénitas.
La ambliopía u "ojo vago" es una afección en la que el ojo y el cerebro no funcionan en conjunto como deberían. Los niños que la padecen desarrollarán buena visión en un ojo y mala en el otro. Con frecuencia, los niños se acostumbran a este problema de la vista y no se lo mencionan a sus padres. Como resultado de esto, la ambliopía puede diagnosticarse meses o años más tarde, mientras los padres le achacan las bajas calificaciones o la torpeza a un niño que no tiene aptitudes académicas o deportivas. Pero aveces la solución es tan fácil como llevar al niño al oftalmólogo. Entre las causas de ambliopía se encuentran el estrabismo, las cataratas congénitas y las patologías refractivas. El tratamiento para la ambliopía corrige la manera en la que el ojo y el cerebro funcionan juntos; y de esa manera mejora la agudeza visual. El tratamiento temprano es importante; si se espera o no se recibe el diagnóstico adecuado, podría haber pérdida permanente de la vista.
Tanto la Academia Americana de Oftalmología (AAO) como la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) recomiendan los exámenes de reflejo rojo y corneal, y la inspección con fondo de ojo, entre el nacimiento y los seis meses de vida. Luego hay que realizar controles al mes de vida, a los seis meses, a los tres años, a los cinco años; y una vez por año luego del ingreso escolar.

Profesional a Cargo

Dra Gagliardi Gisele

Oftalmóloga

Dra Mandarandoni Mariana

Oftalmóloga